Desde que conozco el mundo de las maquetas siempre he observado con asombro la capacidad de imaginación y creatividad que tienen algunos para no solo recrear a la perfección un modelo en concreto sino de contar una historia haciendo un decorado o paisaje también. Solo me cabe la palabra impresionante cuando veo trabajos como el que se ve a continuación vista en la web de Wilcos Dioramas.

Si además de un trabajo impecable unes una fotografía profesional en un entorno simulado haciendo fusión con un paisaje real de fondo el resultado puede dejarte con la boca abierta. El truco o la técnica consiste en dominar el angulo y la luz al hacer la foto y obviamente escoger bien la dirección de las calles. Aquí una muestra del trabajo de Michael Paul Smith.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *