176745 373634279380890 249459454 o 373634279380890

’68 Pontiac Firebird 400 Ram Air

Revell Nr. 85 2342

Tengo que reconocer que soy un nostálgico y enamorado de los motores V8 americanos de finales de los años 60, principios de los 70, la época dorada de la industria automovilística americana. Dentro de todas las categorías de automóviles siempre me han atraído los «pony cars» con mucha potencia, los denominados «muscle cars». 

Mi primera maqueta de esta serie iba a ser un coche que me serviría un poco de conejillo de indias, para experimentar multitud de técnicas que había pensado y también leído por los foros de internet. Quería hacer algo inesperado de esta maqueta para que fuera única. Así fué, me propuse instalarle un sistema de luces, abrirle el maletero y alguna que otra modificación especial para irme soltando en esto de las maquetas.

Carrocería

Como primer paso, empecé por abrir los huecos previstos para la toma de aire en el capót y también abrirle el maletero. Abrir las tomas de aire era lógico más que nada por realismo y abrir el maletero era aparte de un reto por necesitar de hacer unas bisagras, una necesidad para poder poner y ocultar la pila que iba a dar vida a las luces que tenía previsto instalar. Bueno pues manos a la obra, esto me llevó muchas horas de cutter porque tenía que hacerlo con sumo cuidado para no cortar o rayar más carrocería de la que tocaba.

La parte más complicada fué la de desplazar el conjunto de suspensión, con sus amortiguadores y ballestas. También me dí cuenta de que la rueda rozaba con el interior del paso de rueda por lo que tuve que cortar bastante plástico y usar masilla. Esto me vino de perlas para ir cogiendo experiencia

Motor

El siguiente paso fué el de hacer el motor para el cual tenía el objetivo de simular los cables de bujías y las mangueras de refrigeración. Para el motor conseguí que me enviaran la pintura original de estos motores para que el color fuera lo más auténtico posible. Como muchos especializados en estos coches sabrán, los motores de los coches de esta época iban pintados, no como ahora que son todos de color metálico ya sea de hierro o aluminio. Antes podía uno ver bloques de motor rojos, azules, verdes y en multitud de colores.

Interior

El interior no iba a recibir demasiada atención en esta maqueta. Solamente ibamos a poner moqueta en el suelo darle 2 colores a los asientos para darle algo de contraste al interior para que no quedara demasiado «soso». Para el enmoquetado usaríamos el conocido sistema de «flocking». Los dos colores negro y plata se aplicarían mediante aerosol de Tamiya y cinta de enmascarar también de Tamiya. Como datos curioso, la palanca de cambio era cromada y se rompió al manipularla. Como sustitución vi que las púas de un cepillo de pelo me serviría como alternativa y ahora tengo una cajita con muchas palancas de cambio listas. 🙂

Sistema de luces

Aquí llegaba lo más interesante de este proyecto. Algo que me hacía muchísima ilusión por realizar. Tenía que trazar un plan para que el vehículo tuviera un sistema de luces que pudiera encenderse y apagarse sin dejar nada a la vista.

Me puse a investigar sobre las voltajes y tamaños de pilas disponibles. Estuve mirando las pilas de botón, pero al final las descarté porque, aunque eran muy planas, solo ofrecían 2,5V por lo que se me antojaba insuficiente para los 4 luces LED que iba a instalarle al coche. Me decanté por una pila de cámara de foto que era de 3,5V y me cabía perfectamente en el maletero. Es el sitio perfecto para «esconder» la pila. Incluso más adelante puedo hacer un fondo de maletero para que la pila no se vea ni cuando el maletero está abierto quedando un trabajo limpio. A continuación algunas fotos del proceso.

Pintura y acabado final

El pintado, temible proceso que siempre dejo para el final por inexperiencia. El acabado es donde realmente tienes que estar seguro de no estropear todo el trabajo anterior. En esta maqueta no acababa de decidirme por el color. Empecé por pintarlo de color plata como venía en la caja pero no me acabó de convencer. Antes de darle laca, se lo dejé a un amigo para que me lo pintara con aerógrafo de color azul con plata copiando un diseño de una foto de referencia que encontré por internet. Por último y a raíz de un pequeño problema estropée la pintura en los bajos del coche y opté por pintarle yo otra franja más en negro. Este modelo no va a ser una referencia en cuanto a pintura pero de todo se aprende.

Intenté sin éxito ponerle unos fotograbados. Aparte de lo minúsculo de las piezas, lijarlas y pegarlas no se me dió muy bién. Para colmo cuando intentaba pulir se me enganchaba el paño y alguna letrita se me arrancaba. Para resumir, los fotograbados tenían restos de pegamento, pulimento y demás alrededor que afeaban bastante el modelo. De todos modos, la experiencia me ha enseñado para futuros intentos.

Espero les haya gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *